Calefacción por infrarrojos

El sistema de calefacción por infrarrojos utiliza paneles que emiten ondas infrarrojas en todas las direcciones. Estas, independientemente de las corrientes de aire, calientan todos los objetos y seres vivos del mismo modo que lo hace el sol al calentar la tierra. Todos los objetos paredes, muebles, etc… devuelven el calor al espacio y al aire, lo que crea un bienestar agradable y un confort inmejorable.

Calor intenso y alta
sensación de bienestar

Todos los objetos, sofás y muebles se calientan, obteniéndose un delicioso calor en la casa que no se obtiene por calentamiento por convección.
El cuerpo humano también es sensible a los rayos infrarrojos de un panel de calor. Así que vamos a entrar en calor tan pronto como el panel empiece a funcionar. Esto da una sensación de bienestar que es similar a un día de sol.

Eficiencia energética de un sistema ecológico y saludable

En contraposición a los radiadores convencionales, la calefacción de infrarrojos no calienta el aire, sino los elementos constructivos (techo, suelo, paredes). Estos almacenan el calor por mayor espacio de tiempo que el aire en sí, devolviéndoselo al espacio habitable. De esta manera las paredes permanecen secas, imposibilitando la formación de moho. Una ventaja a añadir es que no se crea circulación de aire y, por ello, no se levanta polvo.

Múltiples opciones de uso y de personalización

La calefacción por infrarrojos puede utilizarse tanto en el interior como en el exterior de los edificios. Además, no ocupa tanto espacio como la calefacción convencional y permite combinar la funcionalidad de un calefactor con la estética de un objeto decorativo como puede ser un espejo o un cuadro, por ejemplo.

Elija su calefacción:

Esta es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar